A REINVENTARTE - SENSUALIDAD

Magenta, breve relato de un Affaire virtual

VLADO

Es fácil quitarse la ropa y tener sexo, las personas lo hacen todo el tiempo. Pero abrirle tu alma a alguien, dejarle entrar y que sepa lo que piensas, lo que sientes, que sepa cuáles son tus miedos y tus sueños… Eso es estar desnudo

Rob Bell

Magenta, relato de un Affaire virtual

Magenta, factores atenuantes…

El aeropuerto siempre estaba atestado en diciembre. Familias ansiosas, novios felices, lágrimas, risas, emociones vitales y mortales.

Entre la multitud estaba Alexa, con su gafas oscuras, cabello rubio y obsesivas manos en el celular.

Había entrado en un estado de aburrimiento, monotonía, rutina a sus 48. Laboraba para una reconocida firma de la ciudad y gracias a su posición , había logrado establecer una gran variedad de contactos vinculados con la banca y las finanzas.

El éxito en su trabajo era su prioridad de vida, “prestigio” y estabilidad económica. Su mente ordenada y meticulosa le brindaban reconocimiento.

Largas discusiones y diferencias con su actual pareja, Francisco, la dejaban cansada e impaciente, además de las pocas veces que podían verse por los frecuentes viajes de ambos. Alexa decidió disipar su aburrimiento en las redes virtuales, al igual que millones de personas lo hacen a diario en los chat rooms del mundo. Esto de virtualizar relaciones de amistad con desconocidos, sin causa aparente, sin objetivo alguno era nuevo para ella. Una amistad varonil interesante, madura, inocente, divertida, alegre que avivara su vida. Alguien con posibilidad de recibir lo mismo a cambio.

Escogió un seudónimo sugerente, explosivo: Magenta. Ideal para describir su personalidad dominante, explosiva, atrevida. fuerte y sensual. Seleccionó perfiles en otras ciudades y  continentes.

… Que el juego comience!

No tardaron en aparecer muchos nombres, algunos con claras alusiones a su propietario, que con medias palabras, trataban de saber si a Magenta le gustaba hacerlo de frente o de espaldas.¡En serio!? – Exclamó. Un mundo para hacer y decir cosas que sus propias costumbres no le permitían, y en una relativa atmósfera imaginaria virtual, de irreverencia.

Magenta no hacía daño a nadie – razonó. Esto era algo meramente virtual, pasajero y ‘hot’.

Cada vez que usaba su computadora, a cualquier hora del día, se transformaba en quien nunca había sido. Y solo ahora lo comprendió: comprendió que secretamente deseaba serlo. Es como tener «terapia gris”, se justificaba , y podía descargar sus desilusiones y deseos ocultos.

De esta manera, varios desconocidos pudieron saber de sus fantasías, sobre todo, las que ni se atrevía a contarse ella misma, camufladas en su personaje “”Magenta”.

Pasaron muchos contactos, aburridos, ordinarios, graciosos, adolescentes con demasiado tiempo libre, inmaduros. Por fin, un hombre educado, Siox, con excelente ortografía, quien escuchaba sus frustraciones y sueños. Con similares gustos y estilo de vida.

En casa, Francisco comenzó a sentírla distante, diferente, malumorada cuando la trataba. Magenta hablaba poco con él. Y no se imaginaba perderlo. “Un hombre que valía la pena”. 27 años de convivencia. Había sido su contacto con la realidad y le había amado. Su puerto, su Norte.

Pero ahora estaba atrapada por Soix: era su conexión con la imaginación, lo básico, lo sensual. Los bajos instintos perdidos cobraban vida. No quería avanzar más allá de lo permitido para ella, ni tomar una decisión. Y es que no debía ni pensó tomarla. Pero… llegó aquel correo. Soix viajaría a su ciudad por asuntos de negocios y quería verla.

Magenta se imagino esa situación, pero no pensó que su fantasía se mezclara con la realidad. Hubiera decidido no contestar el mensaje y continuar su camino reparando la relación con el ‘amor de su vida’.No es posible que esto este pasando! – replicó

Entonces la llamada… “Magenta Linda, te mando un millón de besos, espero oír tu voz muy pronto. Llego a las tres de la tarde. Adiós nena”, fue el detonante que la lanzó al agua. Su cuerpo se lleno de endorfinas y conflicto, esa mezcla mágica ubicada en los límites.

La química también interviene cuando la persona se siente atraída sexualmente por otra, su cerebro envía una señal química a la hipófisis provocando la liberación de hormonas sexuales y en consecuencia la respiración aumenta 30 ciclos por minuto, la sangre se alborota y acumula en sitios como los labios, las mejillas y los órganos sexuales, el ritmo cardíaco aumenta hasta 100 pulsaciones por minuto.“

Informe científico. Química del amor 1

Una excusa la acercó al fuego y convenció a Francisco de una reunión inesperada e inoportuna, aburridora que le llevaría toda la tarde. Inventó otra urgencia en su oficina, y salió con las llaves de su auto en la mano. Su personalidad de carácter decisivo la impulsó.

En el camino pensó en cada parada dar vuelta al volante. Los neurotrasmisores la habían atrapado.

Llego pronto al aeropuerto. -Tan solo compartir un café- pensaba. Una marejada de sentimientos conflictivos le atormentaba. Francisco llegó a su mente, su amor, 27 años. Decidió enviarle el mensaje rutinario, el acostumbrado con el sticker que siempre le expresaba su amor. Pero Francisco no pudo responder. – Vamos, amor, léelo, dime algo! – dijo. Los minutos se desvanecían y su mirada se perdió en la pantalla del móvil. El ruido del aeropuerto desvió su vista a la puerta de arribo…

Y apareció lo virtual, lo mágico. Allí estaba Siox, mucho más atractivo y masculino de lo que observó en su computadora. Su porte Italiano y voz varonil aceleró su pulso. Un rubor le cubrió la piel.  Dios!, que hombre – replicó.

» La oxitocina es una sustancia endógena (segregada por el cuerpo) y actúa como una droga (sustancia exógena introducida en el cuerpo desde el exterior), liberando transmisores como la dopamina.« 2

Citado «la química del amor: una droga muy potente. Jonathan García-Allen

Siox le dio uno de esos abrazos que levantan los pies del suelo. Fue directo a sus labio con un beso de pétalo, corto pero eterno. Ya conocía el mundo íntimo de Magenta, sus fantasías, frustraciones y deseos. 

Ella se sintió descubierta. Siox  ahora era Real. Aquel momento, su primera cita, había superado el mundo virtual.

Esa era la tarde.

La tarde…. esa, que la sacó de sus esquemas, de su estatus quo. La fantasía se apoderó de Magenta, se hizo real.

Fue esa tarde, llena de destellos anaranjados en el horizonte, que Magenta se entregó con Lujuría y remordimiento. Su primer “affaire de coeur”.

Siox era como almibar, como leche de los dioses. Y no sabía a Francisco. Su virilidad y sensualidad, la desvanecieron lentamente. Logró entre las olas, esos visos de destellos eróticos y sensuales, esos que enajenan a los amantes.

Fundidos en la piel, durmieron.

La tarde moría pintada de rojo.

«Necesito volver a verte»- murmuró Siox con su beso de pétalo, dejando en el aeropuerto el rubor en las mejillas de Magenta.

De regresar a casa, en una hora acostumbrada por sus compromisos laborales, Franciso la espera para la cena familiar de cada lunes.

Ese Lunes, Magenta no pudo sostener la profunda, inquieta y acostumbrada mirada de su pareja.

Donde las palabras fallan, la música habla

Hans Christian Andersen

Nuestro invitado : Sunkiss

Imagen de Bruno Glätsch en Pixabay

Una breve reflexión

El amor no solo vive del ‘Espíritu’, las cualidades y las buenas intenciones.

¿Descubres algunos de los factores atenuantes en el relato?
La ausencia, el desbalance de los neurotrasmisores, rutina y status quo, forman parte de las alertas tempranas en las relaciones de pareja.

¿Magenta lo repetirá?

Lo dirá a su pareja? O continuará presa del mundo virtual?
¿Existe un Siox en tu vida?
¿Qué harías tu?

Que dicen nuestros lectores


Fuente:
1. https://www.uaeh.edu.mx/scige/boletin/prepa2/n4/p1.html
2 https://psicologiaymente.com/neurociencias/quimica-del-amor-droga-potente